Descubre la mejor selección de cafés de especialidad y origen en la tienda online de Qualery!

Cómo preparar un buen Café Azteca

Es más que probable que si lees Café Azteca, no te suene a más que a una marca de café que comercializan en México ¿verdad?

El café azteca es una delicia. Es de esas recetas de café con las que no dejas de pensar, esas que dices “quiero un café diferente” y te viene a la cabeza.

Café Azteca, Mocha Mexicano,  Mexican Mocha, Aztec mocha, oaxacan latte… Llamémosle como nos apetezca, pero la realidad es que es una delicia. 

Tomar un café frío, delicioso, refrescante, con sabor a chocolatado, picante, con un aroma intenso y maravilloso… se nos hace la boca agua solo de describirlo. 

Esta receta es una variante del café mocca de toda la vida, solo que frío y con algunos ingredientes más que llevan lo cotidiano de este café, a la excelencia sublime de un Café Azteca. 

El toque de especias como canela, nuez moscada, pimienta de cayena, hacen que sea una bomba de sabor en nuestro paladar, un sabor que nubla nuestras papilas gustativas hasta el punto de no querer que se acabe.

¿Qúe lleva un Café Azteca?

Un café azteca se basa en café expreso, helado de chocolate, nata o chantilly, cacao en polvo, especias, azúcar y hielo. Muchísimas recetas usan sirope de chocolate, pero el original, no lo lleva. 

Más que un café, parece un postre, pero a nosotros realmente nos da igual, ya que lo que nos interesa es nuestro café, en deliciosas recetas que varían y nos suponen una fiesta de sabores en el paladar.

La historia del Café Azteca

El café mexicano, según muchas teorías, pudo existir desde mucho antes de la llegada del café desde Europa.  Dicen que probablemente había una variedad autóctona del café, conocida de sobra por las comunidades indígenas, llamada totoloctizin, que significa cabeza inclinada, o acoxcapolli, literalmente sin sueño. 

En el códice de la cruz badiana, de 1553, aparece nombrado como acoxcapolli, pero realmente se desconoce si la planta es la misma que la del café que conocemos ahora en la actualidad.

En 1940, Walcott, un reputado botánico, hace referencia a una especie de coffea.

Valdés y mirandas, hacían referencia a la trianosperma recemosa, una planta cucurbitácea que crecen en el estado de Veracruz, que los nativos de la zona llamaron totolonchi. No se ha llegado a identificar si era una coffea como el que conocemos ahora, pero si que se está estudiando.

Lo que sí sabemos es que el café llego a México desde las Antillas hasta el puerto de Veracruz, y que la primera vez que se sembró, fue en la región olmeca de Acayucan.

Unos dicen que el café fue llevado a México por los franceses en 1740 desde Martinica. Otros, que fue Juan Antonio Gómez de Guevara, conde de Oñate, español, que lo llevó desde Cuba en 1796 y plantó su plantita de café en sus tierras, en una hacienda en Guadalupe, más concretamente, en Amatlán de los reyes. Y por último, Alexander Von Humbolt, que llega a Mexico en 1803 y dice que la producción es mala, que no se consume, y que debe dejar de producirse. 

Sea como fuere, realmente el México a día de hoy, es el octavo productor de café en el mundo, por lo que si de algo estamos seguros, es que Von Humbolt se equivocaba

Hay dos variantes el café mexicano: el de Veracruz y el de Chiapas. Es un café  que tiene un intenso sabor a chocolate, con ciertos matices de caramelo y un aroma que recuerda a las nueces. Al paladar nos insinúa un sabor afrutado, como de frutos rojos. Es un café ácido, y el producido en las regiones de Zongolica y Huatusco tiene reminiscencias cítricas.

El café de México es arábica, y el que usaremos para esta receta en particular, será de tueste oscuro y molido grueso. 

¿Qué cafeteras son más recomendables en la preparación del café Azteca?

Esta bebida nos pide un café expresso muy fuerte, para tener la presencia adecuada una vez añadimos el resto de ingredientes. Por eso, suelen usarse cafeteras eléctricas, moca, prensa francesa y aeropress.  Hablemos de ellas.

Empezaremos por las Cafeteras Eléctricas. Existen un montón de cafeteras eléctricas, de hecho, hasta existe la versión eléctrica de la clásica cafetera italiana, de la que hablaremos después, pero hay que reconocer que la más popular, conocida y famosa, es la cafetera eléctrica de goteo, la clásica de oficina. 

Vamos a dar un paseo por las diferentes clases de cafetera eléctrica que tenemos a nuestra disposición. Estaremos de acuerdo en que un café apetece casi a cualquier hora, así que mejor conocer nuestras opciones.

  • Cafetera eléctrica pequeña: Apenas nadie la conoce pero es terriblemente práctica. Es pequeña y permite hace un café con la sola ayuda de un enchufe. Hay varios tipos, y son realmente prácticas en viajes de ocio.
  • Cafetera moka eléctrica: La cafetera moka fue una auténtica revolución, la versión eléctrica no fue más que lareinvención de un clásico de fama y eficiencia.  Para ello, simplemente, se ha cambiado la necesidad de un fogón, por una resistencia eléctrica en la base de la cafetera. Esta resistencia, calienta el agua que sube por el filtro, y en la parte superior de la cafetera, va saliendo el café. Es exactamente igual que una cafetera moka convencional, salvo que no necesitamos fuego. La ventaja es que manteniendo la cafetera en la resistencia, el café se mantiene caliente más tiempo
  • Cafetera exprés eléctrica:Pueden tener molinillo de café o no, pero el funcionamiento es similar. El agua sube desde el depósito, pasa por unas resistencias que la calientan, y pasa a través del café, compactado en un cacito con dos salidas. Estas cafeteras producen un café cuya amargura depende de la cantidad del café que usemos en el cacito, y obtenemos un café cremoso y delicioso.
  • Cafetera eléctrica de goteo: Es una cafetera con un filtro por el que pasa el agua, después de ser calentado por una resistencia, y después de atravesar  todo el café del filtro, cae en la cafetera, generalmente de vidrio, que esta sobre una base con otra resistencia que mantiene el café caliente. Las ventajas de las cafeteras eléctricas son las que se han descrito en cada pequeña reseña: son cómodas, son limpias, son rápidas y hay una variedad extensa que se ajusta a las necesidades de cada persona. Su limpieza es rápida, ya que suelen tener autolimpieza, o, en caso de no tener esta función, se desmontan con mucha facilidad para su lavado.
  • Cafetera Moka: Las cafeteras italianas, o Moka, son la cafetera más clásica que existe. Se les puede llamar de mil formas, macchinetta, greca, bialetti… pero da igual cómo las llames, todo el mundo la reconocerá en cuanto la vean. Nació en los años 30 por Alfonso Bialetti y se popularizó en los 50, cuando se convirtió en la reina y señora de cada casa. Sigue proporcionándonos cafés fuertes, aromáticos, deliciosos. Creo que no hay ni una sola casa que no tenga o haya tenido una Moka. Es de los imprescindibles de todo buen amante del café. Desde su invención, el mecanismo no ha variado. La tecnología no la ha mejorado, ya era perfecta. Y aunque hay mokas de mil formas y colores, la reina, la más escogida, sigue siendo la más clásica, la de base hexagonal. Su funcionamiento es sencillo: Agua en una cámara inferior que actúa como depósito de agua, y que se pone al fuego. El agua asciende por el embudo portacafé, pasando a través de este, hasta depositarse en el depósito superior. Es, realmente, la cafetera más usada, y más representativa, antes las había en cada casa, seguro que si buscas en los armarios, la encontrarás.
  • La prensa francesa: También se llama cafetera de émbolo, o de pistón. Es barata, es simple, y el café resultante depende de ti: más café y más tiempo de infusión es sinónimo de café más fuerte que todo lo contrario. Esta tipo de cafeteras datan de mediados del siglo XIX, y fueron inventados por Mayer yDelforgue, convirtiéndola en un utensilio muy popular en Francia. Su diseño era bastante diferente al actual, que es obra de Brun Cassol y Faliero Bandanini, que en 1929 la patentaron con el modo de empleo que aún se usa actualmente. Es un mecanismo simple: una jarra, un émbolo que se justa a los bordes y una tapa. Es, básicamente, un método de hacer café que sofistica el sistema típico de hacerlo en una olla. El tipo de molienda para esta cafetera debe ser grueso, y si es molido justo antes de hacerlo, conservará más el aroma. El agua es igual de importante, ya que recomiendan que sea agua mineral o filtrada, de entre 90 y 93 grados. Primero calentar la jarra con agua hirviendo para evitar que, mientras infusiona, tarde más en enfriarse. Añadir el café y luego, el agua. Dejar el émbolo subido durante unos minutos, dejando que infusione, y bajar lentamente el embolo hasta que todo el café quede en el fondo. Es un método limpio, rápido y muy versátil, ya que dependiendo de las proporciones que usemos de café / agua obtendremos una potencia de café muy variable.  Recuerda que para esta receta, lo necesitamos muy fuerte.
  • Cafetera Aeropress: Esta cafetera tiene una historia muy reciente, ya que no llega a los veinte años desde su invención, en 2005, por Alan Adler. Adler era un ingeniero, inventor de productos deportivos como el aerobie pro, con el que ganó un record Guinnes, y lo que buscaba con este invento, era reducir el amargor del café, asi como el tiempo que le llevaba prepararlo cada mañana. Esta cafetera suele definirse como una auténtica genialidad, ya que combina técnicas de otras cafeteras, para obtener un resultado con muchísimo sabor, pero con una elaboración muy sencilla. La cafetera Aeropress es un artilugio muy compacto, compuesto por dos tubos de plástico de polipropileno que se ensamblan uno dentro del otro, como una jeringa muy grande. Su uso es muy simple: una vez pones el filtro en la base, y por encima añades el café molido, solo te queda añadir agua y hacer presión con el émbolo, presionando el agua que pasa a través del filtro directamente a tu taza. En un minuto tienes tu taza de café lista para tomar.  La aeropress te permite hacer espresso, cold brew, o cualquier receta que se te antoje, solo añadiendo esos ingredientes que tanto te gustan, a la mezcla de café. Puedes preparar un café normal, o darle un toque exótico a tu mezcla. Con esta cafetera, consigues un café muy suave y con apenas tonos de acidez. No tiene posos, y puedes hacer entre 1 y 3 tazas de café en un minuto. Dependiendo de la cantidad de agua que uses, saldrá un espresso o un café americano, eso ya lo decides tú.

Ingredientes y preparación del Café Azteca

Además del café, el otro ingrediente principal es el helado de chocolate. Existen miles de tipos de helado de chocolate, pero nosotros te vamos a recomendar el clásico, única y exclusivamente chocolate. 

El que tiene trocitos de chocolate también nos valdría, pero nosotros evitaríamos usar las variedades con frutos secos o after eigth.  Estos helados modifican la textura y el sabor final de nuestro café azteca.

Por último, nata montada o crema de chantilly. Deliciosa, cremosa, dulce… y decorada con chocolate rallado. ¿Se puede pedir más? No, ya os decimos que no.

¡Vamos a por la receta!

  • Este café se sirve en vaso alto, por lo que lo prepararemos frío, metiéndolo en el congelador unos minutos antes
  • Preparamos nuestro café expreso como siempre, en una de las cafeteras anteriormente mencionadas y lo dejamos enfriar.
  • Añadimos las especias que nos gusten, recomendamos canela, nuez moscada y pimienta de cayena en polvo, y removemos.
  • Añadimos el café especiado a nuestro vaso helado
  • Agregamos una bola de helado de chocolate
  • Es el momento de coronar nuestro café con nata montada o crema de chantilly
  • Espolvoreamos virutas de chocolate por encima.
  • Queda lo mejor… ¡¡beberlo!!

Como veis, es un postre, un helado, una delicia, y es café… ¡¡qué más se puede pedir!!
¿Lo habéis probado? No esperéis más. Cualquier café es bueno, y ¡mejora en compañía! 

El café es un elixir de dioses, y ya con helado y nata… ¡¡no se puede pedir más!! 


👋 Hola! Soy Edu, me encanta crear cosas y he redactado esta guía. Si te ha resultado útil, el mayor favor que me podrías hacer es el de compatirla en Twitter 😊

Si quieres conocer mis proyectos, sígueme en Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *