Descubre la mejor selección de cafés de especialidad y origen en la tienda online de Qualery!

Café con mantequilla: ¿Cómo se prepara?

El café es muy versátil, y a lo largo de los años han aparecido cientos de recetas mezclándolo con unos ingredientes u otros.

Ya he hablado de esos ingredientes que pueden estropear tu café, pero no todos los ingredientes van a estropearlo, de hecho, lo normal es que lo enriquezcan dándonos nuevos sabores.

Leche, nata, helado, chocolate… son solo algunos de los ejemplo más habituales de ingredientes a añadir a nuestro café, pero hay uno que quizá no te esperes.

Así descubrió Dave Asprey, director ejecutivo de Bulletproof, el café con mantequilla a finales de la década de los 2000.

En el Tíbet pudo probar el té con mantequilla de yak y esto le dio la idea de mezclar el café con este ingrediente tan peculiar, popularizándolo en Estados Unidos.

Rápidamente se convirtió en el favorito de las personas más entusiastas del fitness y aquellos que seguían dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas.

Esta es una de las razones por las que tenemos la rápida popularización de esta bebida en Occidente, pero sobre todo Estados Unidos y Reino Unido.

La teoría es que la mantequilla mezcla sus aceites y grasas con la cafeína y así proporciona una energía de liberación lenta a lo largo del día o para una sesión de entrenamiento prolongada.

Y como ya he comentado en múltiples ocasiones, ya sea para el ciclismo, el futbol o el atletismo, el café es realmente beneficioso para hacer deporte, por lo que no es de extrañar que esta bebida acabase en manos de los aficionados al ejercicio.

Aunque, contrario a lo que pudiera parecer, mezclar el café con mantequilla no es algo que se haya inventado un señor en Estados Unidos.

Esta mezcla se lleva preparando siglos en países de Oriente como Singapur, donde tienen una cultura cafetera curiosa.

El café con mantequilla: cómo prepararlo

Para empezar, para preparar este café primero tienes que decidir de que parte del mundo vas a elegir la receta a seguir.

En una tienda de café de Londres, Kopi House, se sirve el café Nanyang de Singapur y, desde su experiencia, cuentan que el café con mantequilla suele consistir en mezclar o batir la mantequilla en un café filtrado concentrado.

A pesar de lo que uno se espera que pase al mezclar líquidos con aceites, en el caso de la mantequilla, al ser una mezcla homogénea de agua en aceite, esta se puede revolver o integrar al café sin que los aceites se separen y quede una película en la superficie del café.

Da igual lo caliente que te guste tomar el café, las grasas de la mantequilla no se separarán, si no que darán una bebida espesa y espumosa muy similar al café con leche.

Debido a la mezcla de mantequilla y café, es una bebida alta en calorías y grasas pero sin carbohidratos, lo que hace este café un desayuno ideal para las personas que sigan las dietas keto, baja en carbohidratos y alta en grasas.

Además que las personas que consumen este café, afirman que esta bebida les ofrece una energía sostenida para el ejercicio y les ayuda a mejorar los niveles de concentración.

De boca de quienes lo consumen, el café con mantequilla es un café suave y cremoso que, a primera hora de la mañana, ayuda a potenciar el resto del día.

Y no solo eso, sino que también contribuye a la saciedad, antes de una sesión de entrenamiento te llena el estomago sin necesidad de comida y así puedes realizar tu ejercicio sin el peso de haber desayunado fuerte.

Con todo esto, se podría llegar a considerar incluso una bebida energética para los deportistas.

Volviendo a la Kopi House y al café Nanyang Kopi de Singapur, el cual se traduce por café del océano del sur, este café lleva siendo popular desde 1930.

Su popularidad llegó gracias a los obreros, lo podían consumir como un desayuno rápido y económico y les daba la energía para el trabajo del día.

Si has viajado a Singapur, es probable que hayas podido descubrir esta bebida, bastante popular entre turistas occidentales.

Este café también se ha hecho muy popular en distintas redes sociales y, por ello, es más accesible su receta.

Elaboración

Tiene una preparación realmente sencilla:

  • Primero tienes que verter capas de leche condensada azucarada en una taza.
  • A continuación cubres esta capa con un café recién preparado de Nanyang Kopi, que suele ser de la variedad Robusta fuerte.
  • Y por último, le añades un toque de agua para diluir la base de café y poder añadir la mantequilla sin sal, que se deja flotar en la parte superior.

Solo tienes que dejar la mantequilla asentarse en el café antes de empezar a beber esta preparación rica, cremosa, achocolatada e intensa.

Los orígenes del café con mantequilla

Gracias a su popularidad en la década de los 2000 tanto en Estados Unidos como en Reino Unido, mucha gente llegó a pensar que este café se había creado en estos países.

Sin embargo, los orígenes de este café se remontan hasta el siglo IX en Etiopía, donde la evidencia cuenta que lo que se mezclaba con la mantequilla eran los posos de café.

Y de aquí se llego a los tibetanos, que empezaron a mezclar la bebida de café con la leche de yak, y antes de eso, la mezclaban con el té.

En India del Norte, Vietnam y Singapur tienen diferentes variaciones tradicionales del café y el té con mantequilla.

La que sea probablemente más popular, sería la que consumen los agricultores del Tibet, denominada Po cha, una bebida de té negro fermentado con mantequilla de yak.

Café Bulletproof

En occidente, al contrario que en Asia, el café con mantequilla se ha utilizado para el fitness y la dieta keto, y por ello ha acabado con la denominación del café antibalas.

Sin embargo, este café antibalas, o Bulletproof Coffee, pertenece a una empresa como marca registrada y forma parte de la Bulletproof Diet.

A pesar de lo curioso de que un café con siglos de historia se pueda registrar como marca, en este casó hay ligeras variaciones de preparación, ya que se utiliza como dieta o para mejorar el rendimiento del ejercicio, este café Bulletproof se prepara combinando café negro con mantequilla sin sal y añadiéndole aceite MCT.

Este aceite es un aceite sintético, rico en triglicéridos de cadena media, y que el cuerpo humano digiere muy rápidamente.

El MCT es el que da esa fuente de energía inmediata, estimulando el metabolismo, y que ayuda a la hora de hacer ejercicio además de formar parte de una dieta equilibrada.

Así es como este café no solo se popularizó en la escena del fitness si no que se le pudo dar la marca registrada, ya que estaba centrado a dietas y ejercicio, al contrario que el café con mantequilla consumido desde hace siglos.

¿Qué mantequillas y aceites utilizar?

Como en toda dieta, hay personas que prefieren seguirla acercándose más a sus gustos personales y por ello buscan como replicar el sabor y la textura del café con mantequilla.

La forma sencilla de replicar esta bebida es usando sustitutos de la mantequilla con crema o aceite de coco puro.

Pero si eres de aquellos que prefieren prepararla en su casa como suplemento para el ejercicio, puedes probar a utilizar un café frio en lugar de espresso.

Así se crea una bebida muy suave, pero si que es cierto que se puede usar cualquier tipo de café ya que cada uno aporta unos sabores y aromas diferentes.

Todo depende de cual sea tu gusto personal y como prefieras preparar tu café o que ingredientes añadirle.

Claro que si quieres un café vegano, puedes optar por otras mantecas sin producto animal ni lácteo, como puede ser la manteca de cacao.

Esta manteca le dará un sabor ligero y, si le añades leche de soja como emulsionante, evitarás que el aceite y la manteca de cacao se separen.

Como ves, puedes preparar este café como mejor se adapte a tus gustos, es cuestión de encontrar la receta ideal para ti y que te siga proporcionando ese chute de energía.

Los beneficios del café con mantequilla

Como con todo lo que tiene que ver con dietas, es importante saber cuales con los beneficios que aportan a nuestra salud.

En este caso, por su alto contenido en calorías y bajos niveles de carbohidratos es ideal para dietas cetogénicas.

Pero en otras dietas puede no ser tan recomendable ya que, a pesar de ser una buena fuente de antioxidantes, tiene un alto nivel de grasas saturadas y calorías.

Además de carecer de muchos de los nutrientes de estos ingredientes que podrían aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares en el futuro.

Esto no quiere decir que no puedas consumir esta receta de café con mantequilla, pero es recomendable equilibrarla con el consumo de otros alimentos. Puedes complementarlo con frutas y proteínas adicionales para que la dieta sea realmente equilibrada.

Además de ajustar los niveles calóricos de tu dieta, ya que este café tiene unos altos contenidos de calorías.

Conclusión

Por tanto, lo ideal es calcular la cantidad de calorías que quemas durante el ejercicio y así adaptar tu alimentación conforme a eso.

No es que sea importante contar calorías, pero si que es importante no pasarse ni quedarse corto de calorías en la dieta diaria.

A pesar de que no debe ser motivo de obsesión, tomar calorías de mas o de menos puede llegar a afectar a tu salud en el futuro.

Esto hace que este café sea difícil de adaptar como bebida saludable, ya que depende demasiado de que tipo de dieta lleves en tu día a día.

Como en todo, lo ideal es consumirlo con moderación, encontrar tu receta ideal y disfrutarlo genuinamente.

Ya que si solo te preocupas de lo que te aporta, al final no disfrutaras del sabor, aroma y textura de este café milenario.