Descubre la mejor selección de cafés de especialidad y origen en la tienda online de Qualery!

Algunas variedades de café con leche

¿Quién no ha tomado un café con leche alguna vez en su vida?

Es casi imposible encontrar a alguien que no lo haya probado, posible, pero improbable ¿no?

Es de los cafés más consumidos en todo el mundo, incluso más que el café solo.

Los orígenes del café con leche se remontan a allá por el siglo XVII, pero  tardaría siglos en popularizarse. William Dean Howells, un escritor norteamericano, escribió en el siglo XIX un libro en el que contaba sus viajes por Italia, y nombró tanto el café con leche, que se popularizó enormemente.

El café con leche es perfecto en tardes de cotilleo informal, noches de estudio o de trabajo, un buen desayuno, o simplemente, porque sí.
Considerado el hermano mayor del café cortado del que ya hemos hablado en otros artículos, el café con leche es tan simple como, aproximadamente, 200 ml de pura delicia, mitad de café, mitad de leche.

Su popularidad hace que sea uno de los cafés más fáciles de pedir y de conseguir exactamente lo que queremos. Basta una traducción literal de lo que queremos.

¿Vamos a Italia? Caffé Latte
¿Francia? Café au lait
¿Países angloparlantes? Coffee with milk
Y ya si vamos a Alemania, o usamos el ingés, o MichKaffee.

Con esos nombres, y un poco de desparpajo, puedes tomar un café con leche en cualquier parte del mundo. ¡Maravilloso!

Además, el café con leche nos ofrece algo que, en los últimos años, se ha convertido en tendencia: el coffee art. Dibujar sobre la espuma de leche del café, es un arte en su misma. Se hace con café expreso o con cacao, a mano alzada los más expertos, con plantillas los que están empezando. Lo que está claro es que solo en el café con leche en sus infinitas variedades, esto es posible. Y algo indiscutible es que se hacen increíbles obras de arte.

Además de la forma clásica de preparación de un café con leche, mitad café, mitad leche, existe una plétora de variaciones, que enriquecen nuestro paladar y nos dan mil opciones a la hora de cómo hacerlo, y las formas en cómo tomarlo.

Café Capuchino

Todo el mundo ha oído hablar del café capuchino, ya que es de los más populares del mundo. Su origen, como no podía ser de otra forma, es Italia.

El archiconocido cappuccino ha cruzado todas las fronteras, ya que su exquisito sabor, su aroma, su textura, tiene a todo el mundo enamorado. Gran protagonista de desayunos y meriendas en Italia, nos acompaña a todos en cualquier momento. Nunca es mal momento para degustar un capuchino.

Para prepararlo tendremos que calcular las proporciones exactas, y ponerlas en una taza. 1/3 de café expreso + 1/3 de leche muy caliente + 1/3 de leche espumada. La textura de este café, su característica más destacada, es gracias a ese tercio de leche espumada. Para terminar esta delicia, espolvorearemos cacao o canela sobre la espuma, et voila! Un cappuccino perfecto para tomar y deleitar a nuestro paladar.

Aun así, ten en cuenta que, si lo pides en Italia, te servirán un clásico café con leche como lo conocemos aquí.

Café Moca

Muchos baristas, muchísimos, confunden esta variedad con el cappuccino, porque su parecido estético es muy grande, pero no son lo mismo.

Es una de las variedades del café con leche más demandada, ya que tiene un ingrediente estrella difícil de rechazar: sirope de chocolate.

Su variedad de nombres no es demasiado grande, pero sí que marca la diferencia del chocolate. Café moca, caffé mocha, cappuccino with chocolat o mocaccino, son formas de llamar a esta delicia.

La preparación es muy similar que la de cappuccino, pero es el chocolate líquido el que marca la diferencia. También lleva el expreso, la leche caliente, la leche espumada, y el cacao en polvo.

En algunas ocasiones, la leche caliente es sustituida por nata liquida, lo que aumenta su sabor, cambia la textura y es delicioso.

Caffé Breve

Esta delicia es un café con leche muy sabroso, fuerte y con cuerpo. Gracias a la ligera espesura de la nata líquida, hace que el trago sea más cremoso que el de un café con leche normal, aunque por su puesto, también tiene más calorías…

Además, al llevar más cantidad de café que otras variedades, podrás apreciar toda su intensidad y aroma, acompañado de la sutil caricia de la nata líquida.

Su preparación es relativamente sencilla, primero, añadimos 1/4 de nata líquida, luego 2/4 de café expreso, y para completar el vaso, 1/4 más de leche caliente. Con un poco de espumita para darle aun más cremosidad si quieres.

Café Irlandés

En algunos lugares del mundo es considerado un coctel, ya que lleva alcohol. Es curioso, pues hay más variedades que tengan alcohol, pero este es de los pocos que, no en todos lados, es considerado coctel.

El café irlandés es un café expreso doble, al que se le añade whisky irlandés, y sobre esta mezcla, nata montada.

No suele servirse en una taza, sino que se sirve en una copa grande, caliente, y su presentación es vistosa y bonita.

Nadie suele tener dudas cuando pides un café irlandés, o su variedad anglosajona, irish coffee, pero todo el mundo tiene claro que es café con whisky, aunque existen lugares donde no le ponen nada. Será cuestión de gustos, y costumbre.

Café Lágrima

Su variación del café con leche es que varían las proporciones. 1/3 de expreso, 2/3 de leche, de la cual se vaporiza un poco para obtener la espuma.

En España se conoce como manchado, pero en zonas de Latinoamérica, se llama tetero, o blanco. Si pides un latte machiato, te entienden en todo el mundo.

Café Caramel Macchiato

Es uno de los cafés más deliciosos, a nuestro parecer. Hay dos formas de hacerlo, las más clásicas y la menos. Estilo Starbucks que es agregando extracto de vainilla, y otra, añadiendo el caramelo en el café expreso.

Su composición es similar a la del café lágrima: 1/3 de expreso, 1/3 de leche caliente, 1/3 de espuma de leche, a la que se le añade caramelo, generalmente aprovechando su caída para adornar la bebida, dándole un toque más de exquisitez.

Café Hawaiano

Hay dos maneras de preparar este café, que, obviamente, os vamos a contar.

Es un café sencillo de preparar, ya que es un café con leche en la que, como peculiaridad, se cambia la leche por leche de coco.

La otra forma de hacerlo es añadir ralladura de coco sobre un café con leche normal.

No tiene más. Y el coco le da un toque delicioso.

Seguro que hay mil formas más de preparar esta deliciosa bebida, pero estas son algunas de las recetas más conocidas. Una pequeña, diminuta muestra de todo lo que podemos hacer mezclando dos cosas tan habituales como el café y la leche.

De todas estas recetas ¿Cuáles has probado? Seguro que alguno de estos cafés, es de tus favoritos.

 


👋 Hola! Soy Edu, me encanta crear cosas y he redactado esta guía. Si te ha resultado útil, el mayor favor que me podrías hacer es el de compatirla en Twitter 😊

Si quieres conocer mis proyectos, sígueme en Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *